miércoles, 6 de octubre de 2010

ANATOMIA SUTIL DEL SER HUMANO, SEGÚN EL YOGA KUNDALINI

ANATOMIA SUTIL DEL SER HUMANO, 

SEGÚN EL  YOGA KUNDALINI


                                El ser humano está formado por cinco niveles de energía, que coexisten entre si, del más denso al más sutil, el pancha kosha lo forman los siguientes: 1) annamayi kosha o envoltura del alimento, al que forman los cinco tattvas bhûta: âkâsha, vâyu, tejas, jala y prthvî (espacio, aire, fuego, agua y tierra); 2) pranamayi kosha o la envoltura del prana, es el soporte de la energía mental y psíquica, el prana mantiene la energía vital en el cuerpo por medio de los distintos tipos de alimento, que es convertido en energía por medio de los tres humores (dosha): vata, que tiene su sede en el intestino grueso, pitta, con su sede en el duodeno y la zona hígado y páncreas, regula el fuego (agni) digestivo, y se asocia con el prana denominado samana, que depende a su vez del cakra manipura, y el tercer humor o dosha se denomina kapha, y tiene su sede en el estómago, estos tres humores se corresponden con los triguna: sattva, rajas y tamas, donde vata equivale a la actividad de sattva, pitta a la de rajas y kapha a la de tamas. 

El pranamayi kosha lo forman cinco vayu o vientos, que se denominan udana en la zona de la cabeza y garganta, permite la actividad mental y la palabra, este prana está regido por el cakra vishuddha; prana vayu es el prana que permite la respiración y se asocia con la vida emocional, lo rige el cakra anahata del corazón; samana vayu, que es el fuego que permite la digestión y la metabolización de los alimentos, su cakra es manipura; apana vayu es el viento que permite la excreción, eyaculación y la actividad genital, es dominado por el cakra svadhishthana; y por último, vyana vayu que circula por la linfa, sangre y nervios, organizando todos los flujos y actividades del organismo, su cakra es ajna. El pranamayi kosha afecta a quince tattva: tanmâtra (elementos sutiles): sonido, superficie, forma, sabor y olor; buddhîndriya (elementos del conocimiento): oído, tacto, vista, gusto y olfato; y karmendrîya (elementos de la acción): habla, manipulación, locomoción, excreción y reproducción. 3) Sigue el manomayi kosha, que es la envoltura de la mente o manas (el quinto tattva), la mente provoca los distintos estados de ánimo o rasas, así como es el receptor interno de las impresiones que nos llegan por los sentidos, esto es gracias a los buddhîndriya, nos permite plantearnos dudas, tomar resoluciones y dirigir la voluntad en el obrar. 4) A continuación, encontramos el vijnanamayi kosha o envoltura del conocimiento, que está formado por buddhi, el intelecto fuente del discernimiento, y ahamkâra, el creador de la conciencia de yo, fruto de la relación entre la mente y los sentidos, el tiempo y el espacio que separan la percepción sensible con la representación que la mente se hace de ella, genera la formación de la idea de sujeto u observador separado de lo observado, aquí nace el gran error de la conciencia de yo, y la dualidad sujeto-objeto. 5) El quinto kosha anandamayi es la envoltura del éxtasis, se encuentra rodeando al âtman, el verdadero ser, que está oculto por los cinco koshas o envolturas.
Si centramos la atención en el pranamayi kosha, el más complejo, o al menos el más estudiado por la filosofía oriental, pues es origen de la vida, y la verdadera naturaleza de toda criatura animada, encontramos que consiste en un entramado muy complejo de canales de energía vital, que tal como se ha dicho, permiten circular el prana en sus cinco variantes o vientos (vayu), lo que permie a su vez la realización de todas las funciones vitales, desde la secreción de una lágrima hasta el parto. Estos canales de prana se llaman nadis y su número es incalculable, si bien, encontramos varios nadis que son fundamentales, al menos en el proceso de transformación de la consciencia que buscan los yoguis. Los nadis, al igual que los nervios, están interconectados por medio de plexos, estos plexos o centros de las fuerzas vitales se los conoce con el nombre de padmas (lotos) o cakras (ruedas). Todos los nadi surgen de kanda, órgano vital que se encuentra en la intersección en la que sushumna nadi se conecta con el cakra raíz, muladhara. 


Los nadis más importantes son sushumna, que recorre la espina dorsal y une a los siete cakras más importantes, ida y pingala, que se corresponden con los dos cordones de nervios del sistema simpático, gandhari, hastajiva, kuhu, sarasvati, pusha, sankhiri, payasvini, varuni, alambusha, vishuodhara y yasavini, de entre los que destacan los tres nadis ida, pingala y sushumna, estos están contectados con la columna vertebral, donde radican cinco de los plexos llamados cakras, en la región coccígea de la columna, formada por 4 vértebras, se encuentra la raíz del cakra muladhara, del que parten cuatro nadis; a continuación en la región sacra, formada por 5 vértebras, se encuentra el svadhishthana cakra, con 6 pétalos o nadis; sigue en la región lumbar de 5 vértebras, el cakra manipura que tiene diez nadis y que concentra y domina el fuego del samana vayu; en la región dorsal, con 12 vértebras, encontramos anahata cakra, el cakra del corazón, del que parten 12 nadis, y que controla la actividad del prana; y en la región cervical, con 7 vértebras, tenemos a vishuddha cakra, que controla udana vayu. Detrás del hueso frontal encontramos el ajna cakra, que tiene dos pétalos o nadis, que se corresponden con el final de ida y pingala, controlan la entrada del prana, la respiración alterna, que oxigena unas veces el lado derecho del cerebro y otras el lado izquierdo, permitiendo las distintas actividades que se encuentran en ambas circunvalaciones cerebrales. Por último, sahasrara cakra, el loto de los mil pétalos, se encuentra en la zona de la coronilla, que es la zona de influencia de la glándula pineal. Cada uno de estos cakras tiene un brillo de un color determinado, y responden a determinadas vibraciones correspondientes a los sonidos articulados que puede emitir el ser humano. Igualmente, cada uno de estos cakras se corresponde con un elemento: muladhara con la tierra, svadhishthana con el agua, manipura con el fuego, anahata con el aire, vishuddha con el akasha y ajna con la energía mahat o buddhi cósmica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada