miércoles, 6 de octubre de 2010

Jiddu Krishnamurti y Kundalini

Jiddu Krishnamurti 

y Kundalini



Nació en la Índia el 12 de Mayo de 1895, y murió en Estados Unidos el 17 de Febrero de 1986. Krishnamurti es considerado por muchos como uno de los más importantes filósofos de los tiempos modernos.

Sus padres pertenecían a la Sociedad Teosófica (cuya doctrina se basa en que todas las religiones contienen parte de la verdad universal). Uno de los líderes de la Sociedad Teosófica vio en el adolescente Krishnamurti un posible líder espiritual. Por ello fue llevado, junto a su hermano menor, a Inglaterra, donde ambos fueron educados por la Sociedad Teosófica. Se fundó, para la llegada del nuevo líder espiritual, la Orden de la Estrella del Este, mientras se preparaba a Krishnamurti para ocupar este cargo. En Agosto de 1922 Krishnamurti experimentó un proceso que le convulsionó el cuerpo y la mente. A nivel físico experimentó gran dolor en el cuello y en la cabeza. A nivel psicológico experimentó un sentimiento de inmensa paz y de unión. Krishnamurti se refería a lo que sentía como ‘presencia’, ‘bendición’, ‘inmensidad’ o ‘lo sagrado’. Según su hermano, Krishnamurti había despertado la serpiente kundalini (iluminación obtenida a través de cierto tipo de yoga). El proceso, junto con la muerte de su hermano en 1925, provocó que Krishnamurti disolviera la Orden de la Estrella del Este y renunciara a la Sociedad Teosófica en 1929. En su discurso de despedida dijo, entre otras cosas:



“La verdad es una tierra sin caminos, no se puede llegar a ella por medio de ningún camino, ni ninguna religión, ni ninguna secta. este es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La verdad, siendo ilimitada, incondicionada, inalcanzable por ningún camino, no puede ser organizada. Ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente por algún sendero particular”

A partir de entonces se dedicó a viajar por el mundo dando conferencias, explicando sus enseñanzas. Los principales temas que trataba en sus discursos eran la educación, el conocimiento, el miedo y el placer, y la meditación. Escribió varios libros, entre los que destacan El arte de vivir, Aprender es vivir, Diario yMeditaciones. Se mantuvo activo, dando conferencias, hasta sus últimos días. Cuando murió, de cáncer de páncreas, sus únicas posesiones eran la ropa que llevaba y la pluma que usaba para escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada